Dulce de mango con bastoncitos de calabaza

Dulce de mango con bastoncitos de calabaza
Dulce de mango con bastoncitos de calabaza - Preparación

Vale la pena preparar este dulce para conseguir esta apetitosa presentación.

Ingredientes: 
  • 400 g de calabaza pelada y sin semillas
  • Agua la cantidad necesaria
  • Cal viva: cantidad necesaria (se la compra en casas de repostería)
  • 1 y 1/2 kg de mangos
  • Azúcar la cantidad necesaria
Preparación: 

Pasos previos

Esterilizar los frascos.

Lavar la calabaza y los mangos. Secarlos con papel de cocina.

1. Cortar la calabaza en ruedas de 2 cm de espesor; luego, en bastones de aprox. 1 cm de ancho. Verter en un bol 2 y 1/2 litros de agua con 1 y 1/2 cucharada de cal viva. Mezclar con cuidado, para no quemarse.

2. Sumergir los bastones de calabaza en el agua con cal y dejarlos en remojo durante 5 horas. Retirarlos y enjuagarlos con agua varias veces.

3. Luego, blanquearlos algunos segundos en agua a punto de ebullición. Retirarlos del fuego y cortar su cocción con agua helada. Escurrirlos y colocarlos en un plato.

4. Pincharlos con un tenedor, para que puedan ser penetrados por el almíbar durante la cocción, y reservarlos tapados.

5. Pelar los mangos, retirar los carozos y cortarlos en trozos. Pesar los bastones de calabaza y los mangos por separado.

6. Calcular 700 g de azúcar y 200 cm3 de agua por kg de mangos y calabaza (el cálculo se realiza sobre la suma de los pesos de ambas frutas). Disponer los trozos de mangos en una cacerola e incorporar el azúcar y el agua.

7. Cocinar a fuego suave hasta que los mangos estén tiernos; agregar los bastones de calabaza y seguir cocinando hasta que los mangos hayan alcanzado el punto mermelada (ver recuadro pag. 4) y la calabaza esté tierna.

8. Envasar el dulce en frascos de 1/2 kg, previamente esterilizados. Tapar y esterilizar durante 20 minutos.

Durabilidad

1 año en un lugar seco, fresco y oscuro.

Una vez abierto: Mantenerlo en la heladera y consumirlo dentro de los 30 días. Manipularlo higiénicamente.

Nota:

Cal Viva: Es cal común. Se compra en casas de repostería.  La cantidad a utilizar depende de cada receta en particular.  Se recomienda utilizarla con cuidado para evitar quemaduras.

Comenta esta receta