x) Algunos consejos para recibir doce o más convidados en un piso pequeño y sin servidumbre

Un almuerzo o una comida “buffet” solucionan el problema de recibir a doce o más personas, aunque la mesa del comedor sea pequeña y no admita más que cuatro o seis sillas a su alrededor y no se tenga criada.

En una comida de esas, los invitados se sirven sin cumplidos y comen de pie o, si el espacio lo permite, sentados ante mesitas pequeñas o veladorcillos.

Si hay que comer en pie, es preciso escoger unos manjares que reducen los peligros que representan el sostener un plato en las rodillas. También hay que evitar los alimentos que necesitan cortarse con un cuchillo.

La disposición general de la mesa “buffet” depende de su colocación en el cuarto. Si éste es de reducidas proporciones, se gana sitio arrimando lo mesa a la pared. Esto deja tres lados de la mesa libre para servir y, del lado de la pared, se pone la decoración de la mesa. De no ser así, se deja la mesa en medio de la estancia y se le coloca un centro en medio.

Se cubre la mesa con el mantel antes de colocar el centro —fruta o flores—, así como candelabros, si se quiere. Luego, se dispone los platos, los tenedores, las cucharas y las servilletas, de manera que los invitados puedan tomar un plato, un cubierto, una servilleta y, a continuación, se sirvan los alimentos.

Desde luego si se usan mesitas con la plata y las servilletas necesarias, la mesa grande no necesitará otra cosa que la plata precisa para servir los manjares.  El servicio de café, las botellas de vino, agua, jarabes, los vasos, los cubiertos de postre, etc., pueden colocarse en una mesa auxiliar o en la del “buffet”.

Se solicita de los comensales que dejen los platos sucios en bandejas colocadas en una mesita aparte, antes de servirse los postres.

De este modo, muchos pueden comer con relativa-mente poco sitio y la tarea del ama de casa se halla singularmente simplificada.