Mariscos

Los mariscos son los “frutos de mar”, y acertadamente, como las frutas en tierra, los mariscos constituyen la más exquisita oferta de la despensa marina.  Existen muchas variedades entre bogavante, camarón, centollo, cigala, gambas, langostinos, langosta, almeja, berberecho, erizo, mejillón, ostras, calamares. Aún las especies más comunes, adquieren en cada mar, en cada región, y aún en cada estación del año, matices y nombres con frecuencia inesperados.

Los mariscos admiten diversos tratamientos en la cocina y son ingredientes de numerosas recetas.  Sin embargo conviene no olvidar que cocidos simplemente con agua y sal, o crudos, con un simple chorrito de limón, y todavía vivos, constituyen una delicia con las que rivalizan muy difícilmente las hazañas de los mejores chefs de cocina empleando los manjares, salsas y acompañamientos más exquisitos.

Los mariscos, están rodeados de tal prestigio gastronómico en nuestros días que resulta más apropiado considerarlos como una delicia gastronómica que como un alimento puro y simple, que posee propiedades nutritivas extraordinarias. El más popular de los mariscos es el mejillón.